0
26

El vicepresidente electo de El Salvador, Félix Ulloa, afirmó que habrá cambios en la línea con la que se regirán las relaciones diplomáticas de esa nación, especialmente hacia países como Nicaragua y Venezuela.

“Las relaciones con esos países se darán sobre los principios de los derechos humanos, tal como lo está sustentando la Organización de Estados Americanos (OEA)”, señala el portal ElSalvador.com.

De hecho, el presidente electo, Nayib Bukele ya había dado luces sobre la postura que mantendrá sobre los mandatarios de esos países y que hasta ahora tienen el respaldo del mandatario Salvador Sánchez Cerén.

“Dictadores como (Nicolás) Maduro en Venezuela, (Daniel) Ortega en Nicaragua y Juan Orlando (Hernández) en Honduras, jamás tendrán ninguna legitimidad, porque se mantienen en el poder a la fuerza y no representan la voluntad de sus pueblos. Dictador es dictador, de derecha o de izquierda”, tuiteó Bukele el 23 de enero pasado, fecha en la que también Juan Guiadó juramento como presidente interino de Venezuela.

Es decir, la llegada de Bukele a la presidencia del país centroamericano, supone que Nicaragua ha perdido a su único aliado político en la región, incrementándose así el aislamiento diplomático que el Gobierno de Nicaragua ha venido experimentando desde que estalló la crisis sociopolítica hace nueve meses.

De hecho, la crisis nicaragüense ha sido seguida de cerca por el ahora presidente electo. Por ejemplo, en abril del 2018, Bukele se solidarizó con los ciudadanos de Nicaragua que estaban siendo reprimidos por el Gobierno nicaragüense.

“Cualquier persona que se presuma de izquierda, debe estar del lado de los estudiantes y pensionados, no de Ortega”, tuiteo Bukele el 21 de abril.

Un día después publicó otro mensaje en el cual afirmó: “En Nicaragua una chispa inició un incendio… El error de los ortegas es pensar que apagando la chispa se acaba el incendio”.

Previsión

Sobre la eventual postura diplomática del futuro gobierno de Bukele, el periodista salvadoreño Edwin Segura, del diario La Prensa Gráfica, señala que a lo largo de su campaña electoral este procuró siempre distanciarse de etiquetas como “derecha” o “izquierda” y buscó adoptar una postura más bien pragmática.

“A Juan Orlando Hernández (presidente de Honduras) lo ha llamado dictador, presidente ilegítimo y también ha criticado la situación convulsa que está viviendo Nicaragua en estos momentos; igual ha hecho con Nicolás Maduro”, dijo Segura.

Agregó que a futuro la postura de El Salvador en torno a la crisis nicaragüense estaría avanzando desde el punto de vista institucional, a través de la OEA, y no a título individual como país.

“Él (Bukele) ha sido muy propenso a caer bien con Estados Unidos, por ejemplo, y creo yo que tomaría quizá un poco las sensaciones internacionales que hay en este momento lideradas por Estados Unidos con respecto a Nicaragua y Venezuela, que es un poco aislar a estos gobiernos y ya no veríamos esos votos de abstención de El Salvador”, afirmó Segura.

Bosco Matamoros, exembajador de Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA), opinó: “Primero, tenemos que esperar que Bukele tome posesión para que como gobierno asuma una postura, pero yo no excluyo la posibilidad de que la filosofía que oriente la política exterior sea muy cercana a la política exterior del Grupo de Lima”.

El exdiplomático Mauricio Díaz sostuvo que el triunfo de Bukele, se enmarca dentro de la tendencia de países de América Latina que están rompiendo con la corriente Chávez-Maduro.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 3 =