Sufrido estreno de Cristiano con la Juventus

0
52

No es Cristiano un goleador prolífico en sus estrenos. No marcó en su debut con el Sporting de Portugal en 2002, ni con el Manchester United un año después, aunque sí lo hizo con el Real Madrid hace nueve temporadas, ante el Deportivo desde el punto de penalti, en el inicio de una secuencia histórica. Este sábado, ya con la camiseta de la Juventus, volvió a sentir ese vacío que abrasa por dentro a los goleadores cuando ven pasar su sustento por delante en un festín que escapa a su control.

No fue el partido de CR, carente de galones (deportivos) en su nuevo equipo, a falta de gestas que reafirmen su condición de jugador franquicia. Por el momento el juego de la Juventus se desarrolla sin la necesaria intervención continua del portugués (no siempre el punto final de cada ocasión de gol), reconvertido formalmente en un nueve atípico, que se asemeja cada vez más al pívot moderno.

Ese que se aparta de la canasta para acabar siempre bajo su red. Con Dybala algo más retrasado, y con dos extremos como Douglas Costa y Cuadrado, el conjunto de Allegri se mostró desde el inicio tan punzante como aseado. Pjanic y Khedira amasaron el balón y no pasaron ni tres minutos cuando el alemán cazó un rechazo dentro del área para enviar la pelota al fondo de la portería de Sorrentino.

Abrasivo en su dominio y con el marcador de cara, los valores contables de la Juve no paraban de crecer. El Chievo pareció desnortado, incapaz de suturar una hemorragia que amenazaba con llevárselo por delante.

Sin embargo, una jugada tan manida como efectiva —centro al corazón del área en ese limitado espacio que distancia a los dos centrales—, Stepinski igualó al marcador en los últimos latidos de la primera parte. Poco antes Cristiano había rematado ligéramente desviado tras recibir un buen pase de Cuadrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + dos =