Ecuador ha invertido más de 4 millones de euros en espionaje para proteger a Assange

0
24

El Gobierno de Ecuador ha gastado más de 4 millones en una operación de espionaje con el objetivo de proteger al activista Julian Assange, refugiado en su embajada de Londres desde 2012.

Esta lleva en marcha desde ese año, según desvela una investigación del periódico «The Guardian». El diario británico, que ha tenido acceso a papeles clasificados del Ejecutivo ecuatoriano, asegura que este ha contratado durante todo este periodo a varios agentes encubiertos de una compañía de seguridad que han vigilado constantemente tanto a las visitas que recibía Assange como al personal de la embajada.

No se libraba del espionaje ni la policía británica que custodia desde 2012 las puertas de la embajada por si el fundador de Wikileaks pone un pie fuera, momento en el que sería arrestado al estar requerido por la justicia de Reino Unido.

Bajo el nombre de «Operación Invitado», que posteriormente pasaría a llamarse «Operación Hotel», Ecuador seguía y grababa, con «minucioso detalle», según el rotativo inglés, las actividades diarias tanto de Assange como de su equipo legal.

Algo que le costaba al Gobierno ecuatoriano una media de 55.000 euros al día. Solo entre junio de 2012 y agosto de 2013, el dispositivo costó aproximadamente 820.000 euros ,acorde a documentos filtrados a este diario desde la Secretaría Nacional de Inteligencia ecuatoriana (Senain).

Un equipo de espionaje, que instaló cámaras de vigilancia en toda la embajada, trabajaba las 24 horas del día y los 7 días de la semana con la intención de datar y fechar todos los movimientos referentes al activista. Para ello, esta dotación de seguridad requisaba a la entrada del edificio el pasaporte de cualquier visitante, con la intención de realizar un perfil y, si era necesario, comenzar un seguimiento.

Aunque no lo afirma categóricamente, la investigación realizada por «The Guardian» sugiere que la operación contaba con el apoyo total del entonces presidente ecuatoriano, Rafael Correa.

Según el diario inglés, además de darle asilo, el Gobierno de Correa aparentemente estaba preparado en 2014, para gastar dinero en mejorar su imagen. Se le pidió, acorde a varios emails, a un abogado que diseñara una «estrategia mediática» para conmemorar el «segundo aniversario de su asilo diplomático».

Además de, entre otras cosas, una conferencia de prensa conjunta de Correa y Assange en Londres, o la publicación de un artículo de opinión para el propio «The Guardian». En total, el montante de esta operación de imagen habría costado casi 160.000 euros en aproximadamente un año.

Todo a pesar de que el propio Assange logró poner en peligro el sistema de comunicación dentro de la embajada al tener su propio acceso a internet vía satélite, con lo que pudo acceder e interceptar los canales oficiales y personales de todo el personal.

El periódico también asegura que Ecuador planificó incluso una huida, mediante un vehículo diplomático, de Assange de la embajada ante el temor de que las autoridades británicas pudiesen acceder a la fuerza al edificio. Otras opciones que se barajaron en Quito fueron las de nombrarle representante del país ante las Naciones Unidas o darle la nacionalidad ecuatoriana para pedir su inmunidad diplomática. Algo que finalmente ocurrió pero que Reino Unido no concedió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × dos =